domingo, 17 de agosto de 2014

El Zen y el Arte de Trading (IV)


Terminamos esta serie traducida y adaptada por Gabriel González del libro "Zen and de Art of Poker" de Larry W. Phillips, que tanto puede ayudarnos en nuestra tarea como traders siguiendo sus reflexiones. 

Conceptos de Zen aplicados prácticamente al trading:


*Cuando adquieras suficiente experiencia, intenta guiar tu juego cada vez más por el instinto. La parte más importante de la frase anterior es: "cuando adquieras bastante experiencia". Si lo intentas muy temprano en tu carrera de trader te puede fallar con consecuencias desastrosas. Pero llegará un punto en tu trading donde te sientas cómodo obedeciendo tus instintos. Lograrás un sentimiento de confianza en tus habilidades, tu comprensión de las situaciones específicas del mercado y de las probabilidades. Cuando se llega a este nivel podrás operar intuitivamente, "sintiendo" el mercado. Esto, normalmente, toma muchos años para lograrlo. Y esto es lo que hacen algunos de los mas grandes operadores. Escucha tus presentimientos y tus corazonadas. Pon atención si hay "algo" que te dice que operes o que no operes. Muchas veces, estos "presentimientos" son la colección de señales difíciles de percibir conscientemente que nos da el mercado, pero que la experiencia y habilidad permite que las percibamos y reconozcamos. ¿Cuantas veces "sabíamos" que el mercado haría algo específico, pero no hicimos nada al respecto?

*Intenta llegar al punto en que "presientas" lo que va a suceder y actúa de acuerdo a esa asunción, acepta la penalización por estar equivocado y acepta la ganancia por haber acertado. "Sentir" el flujo del mercado, y comprender el "consciente colectivo" de los operadores del mercado nos permite percibir ciertas condiciones, que normalmente no podemos explicar con palabras, pero que nos dan la certeza de que va a suceder algo específico. Cuando alcanzamos este nivel de comprensión del mercado, podemos poner las órdenes basándonos en nuestras corazonadas. Precaución: Hay que llegar a un nivel de pericia o habilidad bastante elevado para poder realizar esto exitosamente. De hecho, te darás cuenta tu mismo cuando adquieras la habilidad suficiente. Pero hay que tener cuidado en no confundir esta habilidad con simple deseo, esperanza, necedad o avaricia. Este instinto también hay que desarrollarlo, no siempre va a funcionar, pero con la práctica se "alineará" con el ritmo y flujo del mercado. Esto es lo más cercano "al Santo Grial" que podremos llegar. Operar con el instinto, requiere práctica regular, si no se hace regularmente, corres el peligro de confundir las señales o los sentimientos y perder gravemente. Aún practicando regularmente no garantiza eliminar las pérdidas. Está basado en intuición, un análisis instintivo de las señales que percibimos y es un efecto muy sutil. Los animales de presa actúan bajo este instinto, y los grande artistas, los grandes atletas y prácticamente todos los expertos en diferentes campos. Y muchas veces se equivocan. Este instinto, nunca será perfecto. Lo más importante: debemos estar conscientes. Nunca escucharemos la vocecita de este instinto en nuestra cabeza si no le ponemos atención. 

*Enfoque. Uno de los aspecto centrales de Zen es estar presente en el momento. El aquí y el ahora, la experiencia de la vida en cada momento. Por consecuencia, al dejar cualquier aspecto de la vida a los instintos, trading o cualquier otra cosa, debemos siempre esforzarnos en mantenernos alertas, siempre poniendo atención. Si no se tiene cuidado con esto, el instinto, a pesar de ser tan poderoso se empieza a desviar, a perder el contacto con la realidad, y nos encontraremos desconectados de la actividad en el momento. Hay que realizar todas las actividades con atención precisa, momento a momento. En otras palabras, si nos distraemos, toda la sincronía, habilidad o experiencia no importan. Debemos mantenernos enfocados en la actividad del momento. El instinto no es suficiente para realizar las operaciones, debemos mantenernos además enfocados.

*No presumas. No te sobreconfíes en tu habilidad como trader. Ten la humildad de empezar siempre neutral. Siempre que empieces un día de trading debe ser neutralmente, sin ego, sin emociones, sin estar pensando en éxitos anteriores o fracasos, sin ninguna preconcepción. En la mayoría de los traders, la idea de superioridad es suficiente para cancelar cualquier beneficio o ventaja que pudiera proveer. La guerra empieza cada día. Cada día es un nuevo día. Desapegate del orgullo.

*Tu ventaja es pequeña. Recuerda que tu ventaja siempre es pequeña. No hay ningún sistema que gane el 100% de las veces, normalmente la ventaja de una estrategia es solo un pequeño porcentaje. Trátala con respeto y humildad.

*Ten cuidado cuando tengas una gran ganancia. Cuando tengas una racha de operaciones ganadoras, o cuando ganas una operación "monstruo" es fácil tener sentimientos de invencibilidad y poderío. Estos sentimientos fácilmente pueden hacer que nos olvidemos de lo complejo que es el trading y del respeto que debemos tenerle. Tiramos por la borda todos los conceptos conservadores e ignoramos los riesgos. Esta es una de las condiciones más peligrosas del trading. La tentación es grande, de repente todo se vuelve "fácil". También inconscientemente podemos sentir algo de culpabilidad, o sentimos que no lo merecemos, e inconscientemente lo empezamos a devolver (arriesgando más de lo normal, haciendo "overtrading", gastándolo sin medida, despilfarrando, etc.). Después de haber ganado una buena cantidad, ten mucho cuidado y cuestiónate dos veces todo lo que vas a hacer con ese dinero. Guárdalo y no lo toques hasta que te acostumbres a tenerlo, y vuelvas a poner los pies en la tierra.

Con el deseo de que estas reflexiones nos ayuden a mejorar como traders y personas he transcrito esta traducción en las cuatro entradas que componen la serie. ¡Que así sea!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario