jueves, 26 de julio de 2018

La industria del trading no está aquí para que tú ganes dinero

Que esta industria, la del trading, tiene montado un negocio grande y rentable a nadie le debe caber la menor duda. Que, posiblemente, haya algunos traders que puedan ganarles la batalla y obtener alguna rentabilidad en su trading también creo que pueda ser posible, pero los menos. De ahí que los primeros siempre estén necesitando que sigan entrando los segundos para engrasar la maquinaria. Engrasar la maquinaria no es otra cosa que traspasar tus ahorros a sus manos.

Todo ello se consigue a base de hacer creer que sin experiencia, con algo de capital y unas simples nociones puedes sacar tajada al mercado, vendiéndose esto como la fórmula mágica que te permitirá vivir del trading dedicándole un par de horas al día. El resto del tiempo a "disfrutar que la vida es breve". Y no le falta a esta industria propagadores de su filosofía, propagadores que posiblemente la mayor parte de sus ingresos provengan de la venta de publicaciones, cursos, páginas, etc. para difundir y convencer de que el "milagro" es posible. Los productos apalancados y su mal uso hacen el resto. Se trata de liquidar tu cuenta con movimientos propios del mercado en un plis plas.

Tras mi larga experiencia como trader sin éxito, estoy en condiciones de poder afirmar que si hay algo que rascar en este negocio, ello pude conseguirse bajo las siguientes premisas:

Primera: No pretender vivir del trading operando como un "descosido" aunque tu cuenta sea de 10.000 euros. Tienes que ser realista,¿podrías obtener un 30% de rentabilidad anual? Si así fuera y es mucho suponer, tus ingresos se limitarían a 3.000 euros al año. Vas a vivir de eso.

Segunda: No utilices desmesuradamente el apalancamiento como herramienta para multiplicar tus ingresos. Este es el que se encargará de liquidar tu cuenta. Al contrario, opera con un nivel bajo de riesgo para poder esperar con tranquilidad tus salidas del mercado sin que este te sobresalte o expulse.

Tercera: Planteate esto como una manera de rentabilizar tus ahorros, si consigues rentabilidades de entre el 15-20 % anual, date por muy satisfecho.

Cuarta: Opera siempre pensando en el dinero que puedes perder y no en el que puedes ganar. Esto te permitirá acotar el tamaño de tus posiciones.

Quinta: No pretendas adivinar el movimiento que hará el mercado, piensa y actúa en términos de probabilidades.

Sexta: Marcarte un objetivo alcanzable.¡Sueña pero despierto!

Séptima: Empieza con poco dinero. Busca un broker que te permita entrar cantidades muy pequeñas y no te subas arriba si tienes una buena racha.

Octava: Prepárate para lo peor y piensa que siempre puede venir. Tu forma de operar tiene que ser capaz de aguantar los envites del mercado.

Novena: Deja de operar de inmediato, si el dinero con que lo haces te es necesario para cubrir otras necesidades incluida la de ahorro.

Décima: No olvides nunca que la industria del trading no está aquí para que tú ganes dinero.


viernes, 22 de diciembre de 2017

Fracaso tras fracaso podemos encontrar el éxito.

Esta entrada viene a cuento de que llevo intentando encontrar un sistema de especulación que me permita extraer beneficios de los mercados financieros y no termino de conseguir el mencionado objetivo.

Los que habéis acudido a este blog de vez en cuando, sois testigos de que desde sus inicios llevo intentando especular con éxito en los mercados financieros y habéis podido observar que lo he realizado con múltiples y variados sistemas. En variadas ocasiones y por circunstancias específicas del mercado esos sistemas han funcionado y me han reportado algunos beneficios, pero todos los experimentados hasta la fecha, han terminado en un crack (=bancarrota) cuando las circunstancias del mercado han cambiado.

Todas estas malas experiencias sufridas como trader me han afectado, como a cualquier otro, emocionalmente con sensaciones negativas, pero esos fracasos no han conseguido minar mi inquietud por encontrar aquello que busco: un sistema de especulación que operado en el largo plazo me permita obtener rendimientos consistentes de los mercados financieros. 

Evidentemente, el shock que nos produzca cualquier fracaso estamos obligados a no darle la oportunidad de que sea tan fuerte como para hundirnos totalmente y nos tiene que permitir el que sigamos teniendo opciones para levantarnos. Es necesario en este sentido asumir los riesgos con inteligencia.

De lo que se trata es de no tener miedo al fracaso. No se trata de ser un suicida descerebrado. Y de lo que más se trata es de sacar partido a esos fracasos para aprender de ellos. Si no aprendemos nada de ellos, malamente pueden conducirnos por el camino del éxito.

Solo fracasa quien lo intenta. Es una frase echa pero no vacía. Si no lo intentamos no lo podremos conseguir y a pesar de que erremos muchas veces es necesario seguir intentándolo. Hay que intentarlo y si se fracasa hay que aprender de ellos y seguir intentándolo. No hay otro camino para el éxito.

Se le atribuye a Thomas A. Edison la siguiente frase: "No he fallado, simplemente he encontrado diez mil caminos que no funcionan". Pues esta es la actitud que deberemos tener ante el trading y ante la vida misma. Si no perdemos el miedo a fracasar, no encontraremos la manera de tener éxito en nuestras acciones y una ultima cosa, el fracaso hay que experimentarlo uno mismo para poder sacarle algún partido. 

martes, 13 de junio de 2017

¡No puedo Invertir. Tengo que Especular!

Solo puede invertir quien tiene capital suficiente para ello. Y cuando digo suficiente, digo mucho capital. Los inversores buscan vivir de las rentas que les producen sus inversiones y al mismo tiempo procuran que los activos en los que emplean sus fondos no pierdan valor. Pero para poder vivir de las rentas, se necesita mucho, mucho capital.

 Hagamos números. Si para mantener mi modo de vida necesito disponer de una renta anual de 50.000 euros, pongamos por caso, y mis inversiones producen un 5% anual, que es un rendimiento aceptable para una inversión, necesito tener UN MILLÓN DE EUROS para mantener mi "modus vivendi". Por esta simple y llana razón, porque no tengo ese millón de euros, no puedo plantearme invertir y necesariamente tengo que plantearme especular.

  Y ¿Que es especular? Atendiendo a la definición que nos da el diccionario de la RAE, una acepción poco aceptable para nosotros sería esta: "comprar bienes que se cree van a subir de precio para venderlos y obtener una ganancia sin trabajo y esfuerzo". 
  1. Para llegar a la conclusión de que el bien subirá, se tiene que realizar el esfuerzo de conocer el mercado donde operas para no errar con el tiro.
  2. Aprender a especular necesita de un esfuerzo que muchos no están dispuestos a  realizar.
  3. Especular supone poner en riesgo tu mucho o poco dinero a cambio de obtener la recompensa deseada.
 Por el contrario, una acepción más acertada sería  la especulación, según Nicholas Kaldor, consiste en la compra (o venta) de bienes con vistas a su posterior reventa (recompra), cuando el motivo de tal acción es la expectativa de un cambio en los precios afectados con respecto al precio dominante y no la ganancia derivada de su uso, o de algún tipo de transformación efectuada sobre estos o de la transferencia entre mercados distintos.
 La especulación se basa en la previsión y en la precepción, de forma que el especulador también puede equivocarse si no prevé correctamente la evolución de los precios futuros, de forma que tendrá que vender barato algo que compró caro. El mercado especulativo por tanto premia a quienes saben prever. 
 Olvidándonos pues de las connotaciones peyorativas que se le atribuyen al término "especulación", mantengo que dado que no soy persona acaudalada y quiero obtener unos ingresos del mercado que me permitan vivir de forma más desahogada, no me queda más remedio que intentarlo especulando en los mercados financieros, y estas son mis razones:
  1. Es una habilidad que podemos adquirir con la práctica. La clave del éxito está en insistir.
  2. No utilizo en beneficio propio ninguna información privilegiada. Toda la información me es facilitada por el mercado, información que debo saber interpretar.
  3. Mis equivocaciones no las sufre nadie que no sea yo mismo y tengo que poner el máximo interés en que estas sean las menos posible.
  4. Es muy recomendable empezar con muy poco capital, aquel que puedes gastar en cualquier evento y a partir de ahí saber si vas a ser capaz de conocerte a ti mismo y poder conseguir tus objetivos.
  5. No hay que ser ni avariciosos ni miedosos, ni es conveniente sobreoperar, si hay que ser sensatos y pacientes. Esto nos ayudará a realizar este trabajo estresante con la mínima ansiedad.
  Conseguir obtener unos ingresos de la especulación es una tarea dificil y complicada que no todo el mundo es capaz de soportar y es necesario poner cabeza en ello, pues de lo contrario te puede convertir en un ludópata que solo beneficiará a tu broker mientras tu destruyes tu cartera.

 Termino esta entrada con una frase de Kostolany: "Quien tiene mucho dinero puede especular; quien tiene poco dinero no debe especular; quien no tiene dinero tiene que especular." Y aquí me encuentro yo.
 
  

sábado, 25 de octubre de 2014

Antifrágil: Las cosas que se benefician del desorden.


     Estoy leyendo el libro de Nassin Nicholas Taleb titulado: Antifrágil: Las cosas que se benefician del desorden y me está pareciendo muy interesante. Tan interesante, que he decidido transcribir un resumen realizado por Javier Lasunción, con la finalidad de que puedan disfrutar de el los seguidores de este blog, porque, al mismo tiempo, sugiere ideas que podemos aplicar a nuestra actividad de trading. Y es que, ¿hay algo más aleatorio y volátil que la propia bolsa?. Según el autor de este resumen, con una idea que yo también comparto, todo esto servirá para transmitir la esencia del concepto Antifragilidad  y las formas de sacarle provecho en el ámbito personal y en el profesional.

domingo, 17 de agosto de 2014

El Zen y el Arte de Trading (IV)


Terminamos esta serie traducida y adaptada por Gabriel González del libro "Zen and de Art of Poker" de Larry W. Phillips, que tanto puede ayudarnos en nuestra tarea como traders siguiendo sus reflexiones. 

Conceptos de Zen aplicados prácticamente al trading:

viernes, 23 de mayo de 2014

El Zen y el Arte del Trading (III)

Otro nuevo capítulo.




Seguimos con la publicación de las reflexiones expuestas en el libro titulado "Zen and de Art of Poker" de Larry W. Phillips, por la valiosa aportación que nos brinda para prepararnos psicológica y emocionalmente en el desarrollo del oficio de trader, y que ha sido traducido y adaptado por Gabriel Gonzalez con el título "Conceptos de Zen aplicados practicamente al trading":

lunes, 19 de mayo de 2014

Un Boquerón en la Bolsa en GestionaRadio.

El pasado día 14 de mayo, GestionaRadio, tuvo la gentileza de realizarnos una entrevista con referencias a nuestro blog "Un Boquerón en la Bolsa". Fue una entrevista corta, de unos seis minutos, en la que da tiempo a hablar de muy pocas cosas, y en la que por no conocer las preguntas que te realizará la entrevistadora, no puedes gestionar el tiempo como quisieras para incidir en lo que consideras más importante. Por esta razón y por dejaros el enlace de la entrevista para los que queráis escucharla, publico el post de hoy.

martes, 13 de mayo de 2014

La Humildad en el Trading

"La humildad es la base y fundamento de todas las virtudes, y que sin ella no hay alguna que lo sea". Esto dice Miguel de Cervantes en su obra "el coloquio de los perros".

En el trading, y en la vida misma, sin humildad, abrazaremos la soberbia y esta nos conducirá por el camino del fracaso, porque nos invitará una vez tras otra, a tomar decisiones erróneas haciéndonos creer que somos superiores a los demás participantes del mercado y que nosotros, ¡es imposible!, no podemos estar equivocados. La humildad, nos permite conocer nuestras propias limitaciones y debilidades y actuar de acuerdo a tal conocimiento. Sin humildad, no tendríamos una de las cualidades necesarias para el continuo y necesario proceso de aprendizaje que nos permita sobrevivir en el trading.