viernes, 26 de julio de 2013

Dos Actores y una Acción


Tenemos una visión distorsionada de este “fabuloso mundo del dinero y la bolsa”, que también es el título de un libro de André Kostolany, debido quizás, a la literatura y al cine que nos ha contado historias de personajes que se han enriquecido  súbitamente o por el contrario han perdido toda su fortuna invirtiendo en el gran mercado del mundo: la bolsa.



Sin dudas, hay casos reales de las dos situaciones que hemos descrito, pero la literatura y el cine los magnifica de tal forma que los distorsiona creando falsas esperanzas y  nosotros, con esta entrada, sin magnificar ni restar importancia a todo lo  que envuelve la "enigmática  bolsa" y poniendo los pies en el suelo, no queremos crear falsas esperanzas sobre la posibilidad del enriquecimiento fácil, todo lo contrario,  pretendemos inculcar a nuestros visitantes una visión práctica y realista de los mercados, marcando a fuego en lo más profundo de vuestro interior principalmente dos mandamientos, el primero es, que nuestra primera y principal tarea es proteger y conservar el capital con el que operamos ya que esta es la herramienta que nos permitirá permanecer en este negocio; y el segundo es, que no podemos pretender enriquecernos rápidamente porque ello, simplemente, no es posible, pues más bien al contrario, pretender esto, causará nuestra súbita ruina.



En este negocio es mucho mas fácil perder que ganar, os lo puedo asegurar por propia experiencia, y estadísticamente dicen que un 90% de las personas que hacen trading pierden su capital en el primer año, algunos duran un poco más y solo el 5% consigue ganar de forma consistente. Así pues, si aprendemos a no perder nuestro capital, tendremos muchas probabilidades de que, con el tiempo, entremos en ese selecto club del 5% de los traders que ganan dinero.



Y llegados a este punto, sabiendo lo arriesgado y difícil que es realizar con éxito esta actividad, debemos preguntarnos a nosotros mismo las siguientes cuestiones: ¿Debo hacer trading? ¿Puedo hacer trading? ¿Quiero hacer trading?. Para contestar la primera pregunta tenemos que fijarnos en una cuestión, esta es, tengo los conocimientos suficientes para saber a lo que me enfrento y desenvolverme con probabilidades de éxito en esta actividad. Como para cualquier profesión, hay que estar preparados y hay que conocer los códigos con los que actuar en cada momento, hay que saber enfrentarse a las vicisitudes que se nos presenten y hay que saber que hacer para resolverlas, no hay que ser ningún genio, todo en esta vida se puede aprender, pero hay que estar dispuestos a ello y querer. Se puede aprender de muchas maneras, hay muchas fórmulas para hacerlo, pero hay que hacerlo y poner todo nuestro esfuerzo en ello, es más, como en cualquier otra actividad, nunca podemos dejar de aprender, con el tiempo, la experiencia, será nuestra mejor aliada. Para contestar a la segunda pregunta de ¿Puedo hacer trading?, la cuestión en la que tenemos que fijarnos es en si tenemos recursos financieros libres para ello. Al decir recursos financieros libres, me refiero a ese  dinero que no necesitamos por que tenemos cubiertas nuestras necesidades básicas y de seguridad, es ese dinero que, de perderlo, no compromete nuestro modo de vida o el de nuestra familia. Es de una irresponsabilidad total el realizar trading con el dinero que necesitamos para pagar la hipoteca, los estudios de los hijos o simplemente el que hace falta para llegar a final de mes. Si hemos contestado afirmativamente a las dos primeras preguntas, nos falta la fundamental ¿Quiero hacer trading?, para responder esta cuestión solo hemos de fijarnos en si nos sentimos bien realizando trading, si nos entusiasma, nos sentimos cómodos y tranquilos, nos permite dormir por las noches, sabemos soportar las pérdidas porque las consideramos parte del negocio, no altera nuestro estado de ánimo ni nuestras emociones y podemos seguir siendo el mismo con la familia y con los amigos. En definitiva, si el trading nos ayuda a conocernos y, creerlo, nos puede ayudar mucho y a mejorar como personas, la respuesta será afirmativa.



Si tenemos el si de las tres cuestiones, podemos ponernos manos a la obra, pero, ¿Que necesito para hacer trading?. Con el desarrollo de la tecnología, hoy, los mercados financieros están al alcance de cualquiera y desde su propia casa. Tan solo se necesita un ordenador, una conexión a Internet y elegir el broker con el que vamos a operar para abrir nuestra cuenta de trading, pero antes de todo esto, debemos disponer de un sistema (normas o guía de actuación), que nos permita operar en el mercado con éxito. Y esta tarea, es la primera que debe realizar cualquier trader: elaborar, testear y poner a prueba su plan de trading.



Tenemos el broker, que será aquel que por las razones que sean hemos elegido para operar, ya que necesariamente necesitamos este intermediario para acceder a los mercados y al que tendremos que pagar una comisión por los servicios prestados, por otro lado tenemos el trader, que somos nosotros, cada uno con su propio estilo y su manera particular de operar en los mercados y solo nos falta la acción, esto es el trading, que no es otra cosa que comprar y vender o vender y comprar en los mercados cualquiera de los activos financieros que se ofrecen y de cuyas operaciones pretendemos sacar un beneficio.



El trader, intenta vivir de los mercados, el broker vive de los traders y el trading no es otra cosa que un negocio muy jugoso para las casas de bolsa (los brokers) y una posible manera de conseguir rentabilizar un capital u obtener unos ingresos extras para algunos traders privilegiados. Intentemos ser uno de ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario