miércoles, 11 de enero de 2012

LA ALEATORIEDAD DE LA BOLSA

Que el movimiento de los precios en la bolsa se comporta de forma aleatoria, creo que está fuera de toda duda, máxime cuando los que operamos en ella no tenemos ninguna influencia sobre los mismos. Quizás para los grandes fondos la cuestión sea bien distinta, pero el pequeño especulador, debe adaptar su operativa al hecho de que nunca sabremos cuales serán los próximos movimientos del precio ni cuanto van a durar estos.

¿Como podemos sacar partido de estos movimientos si son aleatorios?. Sobre esta cuestión quiero reflexionar en esta entrada.

Que los movimientos de los precios se comporten de forma aleatoria, no supone que estos en su andadura dejen de formar zig-zag en formas de subidas y bajadas que son las que tenemos que aprovechar en nuestro beneficio, y es en el aprovechamiento de estas idas y venidas de los precios donde tendremos la oportunidad de convertir el trading en una actividad rentable.

Nunca sabremos a ciencia cierta cuando entramos en una posición, si esta caminará a nuestro favor o no,  ni durante cuanto tiempo, pero en nuestra operativa tenemos que diseñar un sistema que nos haga estar presentes en estos movimientos de subidas o de bajadas, expulsándonos pronto del mercado si hemos errado en el intento o manteniéndonos en el si vamos en la dirección correcta. Esto es, ni más ni menos, todo el secreto para tener éxito en el trading.


Partiendo de la idea de que los precios en la bolsa se mueven de forma aleatoria, nos vacuna contra el orgullo y la estupidez, ya que nos deprenderemos de la "falsa necesidad" de convertirnos en un "gurú" de los mercados financieros. Ni podemos ser gurú ni lo necesitamos para ganar dinero en la bolsa, tan solo tenemos que cumplir con nosotros mismos un firme y serio compromiso: perder pequeñas cantidades en las operaciones fallidas y ganar todo lo posible en las operaciones acertadas.


Todo el secreto se encierra en esta idea y el sistema que diseñemos para operar en los mercados debe posibilitar que la misma se desarrolle sin que caigamos en la bancarrota, es decir, siempre el riesgo que corremos lo tenemos que tener bajo nuestro control.

Aprendamos a menejar los mercados, no dejemos que los mercados nos manejen a nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario