sábado, 31 de marzo de 2012

Del agua vertida, alguna recogida

"Del agua vertida, alguna recogida: Se advierte que cuando no se pudiere recobrar enteramente lo perdido, se procure recoger la parte que fuere posible; porque del mal, el menos". Con la misma filosofía que encierra esta frase proverbial, practico el trading con CFDs. Rotundamente me niego a aceptar, por principio, una pérdida sin dar una nueva oportunidad a la operación para disminuirla o incluso, porque no, convertirla en una ganancia. Esto, no quiere decir que siempre vayamos a ser capaces de recuperar parte de la cantidad perdida en una posición, pero seguramente habrá más operaciones en las que seamos capaces de disminuir la pérdida que operaciones que, practicando esta estrategia, nos provoquen una pérdida mayor.

En el post titulado, pillados por el mercado, realizábamos un esbozo de como operamos con estos derivados. Ahora me propongo justificar, porqué, en vez de utilizar stop loss, utilizo una orden contraria en el mismo punto y cuales pueden ser las ventajas y los inconvenientes al utilizar esta estrategia. Por una parte, el utilizar una operación contraria en el punto donde debemos situar el stop loos, lo único que nos consume es algo más de garantías, pero no concede la opción de poder recuperar parte de las pérdidas ocasionadas en la operación fallida. Evidentemente, también nos puede ocasionar un aumento de las pérdidas.


La estrategia a seguir sería la siguiente: entrar comprados o vendidos en el punto que nos indica nuestro sistema. Para mi, ese punto es un entorno y la entrada de los contratos que puedo arriesgar, la realizo por tercios. El primer tercio entraría algo antes del punto de entrada señalado en nuestro sistema de trading, el segundo tercio en el punto en cuestión y el tercer tercio a una distancia de este último punto equidistante del primero. El sistema nos indica donde fijar el stop loss, pero en ese punto, en lugar de deshacer las posiciones y marcharnos con las pérdidas a casa, colocamos una orden contraria por el mismo número de contratos que hay dentro. Evidentemente, la pérdida está ocurriendo, pero mientras estén dentro operaciones con sentido contrario, con la evolución de los precios, lo que unas pierden otras ganan y la pérdida permanecerá constante.


¿Como debemos actuar llegada esta situación? Ahora solo nos queda esperar a que los precios desarrollen la tendencia que estimen por conveniente y una vez que cualquiera de las posiciones, cortas o largas, hayan llegado al punto en que nuestro sistema nos indica una nueva entrada, salimos con las posiciones ganadoras y dejamos dentro las que acumulan pérdidas, con la esperanza de que  con esta nueva señal de entrada los precios evolucionen a nuestro favor y hagan nuestra pérdida más pequeña o incluso seamos capaces de transformar la operación en ganadora.

Pongamos un ejemplo de como sería la operativa para entenderla mejor. Imaginemos que tenemos dentro tres contratos en una posición larga, porque nuestro sistema así nos lo ha indicado. Sin embargo, la bolsa que es caprichosa, decide no subir y evoluciona a la baja, en este caso, en el punto donde se sitúa nuestro stop loss, introducimos una orden de entrada de tres contratos en corto. Si la orden llegara a ejecutarse, nuestra pérdida estaría controlada igual que con el stop loss, pero con todas las posiciones, largas y cortas abiertas. Ahora solo nos queda tener paciencia y dejar que los precios tomen el camino que estimen por conveniente. Si los precios suben, antes de salir de los contratos comprados, debemos dejar que estos lleguen al nivel en el cual nuestro sistema nos indica que entremos con posiciones cortas, en ese entorno, precisamente, desharemos las posiciones largas y dejaremos trabajar las posiciones cortas que teníamos dentro. Ni que decir tiene, que hay que volver a poner una posición contraria en el punto que nuestro sistema nos indica el nuevo stop loss. La situación en estos momentos sería que habríamos sacado las posiciones largas con el beneficio que hubieran acumulado y solo nos queda esperar que las posiciones cortas hagan lo mismo. Si no ocurre así, repetiremos el ciclo de la misma manera.

Es de suponer, de forma teórica o intuitiva, que podemos recuperar parte de las pérdidas de las operaciones fallidas, lo que no sabemos es cuanto más nos puede hacer perder en esas operaciones realizando la operativa descrita. Llevamos poco tiempo operando y no es momento de sacar conclusiones al respecto, pues estas serían precipitadas y de poco fundamento. Cuando nuestro sistema haya rodado tiempo suficiente tendremos la información necesaria para seguir operando o no de esta forma. El tiempo nos dará o quitará la razón.

Por el momento, lo que debemos vigilar y controlar muy de cerca es que el drawdown de todas las operaciones abiertas, no superen en ninguna medida a nuestro máximo drawdown obtenido en las operaciones cerradas. Pues de lo que se trata con la estrategia que estamos comentando es de disminuir las pérdidas de las operaciones fallidas y no de aumentarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario