sábado, 10 de marzo de 2012

PILLADOS POR EL MERCADO

¿Quien, de los que tradean, no se ha quedado alguna vez pillado con las posiciones? ¿Quien no ha estado más de una vez posicionado en la dirección contraria y no ha sabido reaccionar a tiempo ante esta situación? Son estas circunstancias las que terminan comiéndose las ganancias y hacen que nuestro sistema se convierta en inestable e inconsistente. En todo sistema de trading, del que queramos estar orgullosos, tenemos que estudiar, diseñar, desarrollar, implementar, probar y potenciar de forma adecuada las salidas o entradas neutralizadoras para evitar los graves inconvenientes de quedarse pillados. Podemos permitirnos que nuestro sistema vaya despacio en la consecución de los objetivos, pero, lo que no podemos permitir es que nuestros pasos atrás sean mayores que los que damos adelante.

En diseñar una posible estrategia para evitar quedarnos pillados, vamos a dedicar el espacio de esta entrada. Estrategia que tiene que ser compatible con nuestro plan de trading y con nuestra propia personalidad. Sería fácil no quedarse pillados utilizando los stop loss de manera sistemática. Inevitablemente en trading intradiario no quedarían otras opciones, pero practicando el swing trading podemos optar a otras alternativas. El último movimiento de precios, la supercorrección en una sola sesión del pasado 6 de marzo, ha confirmado lo importante que es, para no convertir nuestro camino hacia la riqueza en un pasaporte a la ruina, el contar con las protecciones necesarias. Sin estos seguros, inevitablemente, caminaríamos derechos al fracaso. No olvidemos nunca, que lo que van a dibujar los precios de ahora en adelante, ni lo sabemos, ni necesitamos saberlo. Lo nuestro es, simple y llanamente, un universo de probabilidades que debemos saber poner a nuestro favor.


El operar con CFDs nos ayuda, o así lo creo basado en mi corta experiencia operando con este producto, a definir una estrategia como la descrita anteriormente, por la facilidad con la que se pueden abrir operaciones en corto y largo y dar ordenes que cancelen o mantengan las posiciones abiertas.


Es conveniente recordar que, ante todo, no podemos tener en posiciones netas, más contratos abiertos de los que nos permita nuestro plan de trading, para tener el riesgo controlado a los niveles que previamente hemos establecido. Ya hemos comentado en varias ocasiones, que es fundamental que este dato este claramente definido en nuestra operativa. En nuestro caso, la bolsa de riesgo, controla perfectamente con cuantos contratos podemos operar. Dicho esto, vamos a reflexionar sobre la estrategia que seguimos para evitar, en la medida de lo posible, quedar pillados por el mercado y al mismo tiempo aprovechar sus vaivenes.


Imaginemos que estamos comprados con Xs contratos, Xs, es el número de contratos máximos con los que podemos operar. Por debajo y a la distancia que hayamos definido nuestro stop loss, introducimos una orden contraria por el mismo número de contratos. Es decir, si son tres contratos comprados, Xs puntos más abajo damos la orden de vender tres contratos. Caso que los precios se movieran en nuestra contra, lo que una operación pierde la otra gana y se mantendría estable nuestro límite de pérdida máxima. Si los precios siguen avanzando en nuestra contra, tendremos la oportunidad de comprar más abajo, sin deshacer de momento, las dos operaciones anteriores que siguen teniendo para nosotros un efecto neutro. Habrá tiempo de ir deshaciéndolas cuando los precios se vayan definiendo y puedan ser ocupadas por posiciones mejores.

Este procedimiento se puede repetir sucesivamente, hasta subirnos a la tendencia que esperábamos, es el momento de quedarnos con las posiciones compradas a mejor precio y desacer todas las que aún queden con efecto neutro. Evidentemente, como se están produciendo pérdidas, hay que ajustar continuamente el número de contratos con los que podemos operar, que, evidentemente, cada vez serán menos. Por otro lado, es conveniente realizar las entradas de los contratos por tercios, tal y como aconsejábamos en nuestro post titulado "estrategia para no usar stop loss". Ello nos dará más oportunidades de acierto y , en parte, difuminará el riesgo.

Una vez que los precios  se están moviendo a nuestro favor, y dependiendo del criterio de cada operador, empezaremos a introducir órdenes de venta Xs puntos arriba con el fin de aprovechar una posible corrección. Estas entradas también las realizaremos por tercios y entraremos despacio y paulatinamente hasta tener como máximo un saldo neto de contratos en corto equivalente al número de contratos que podemos arriesgar. Cuando la corrección se produzca, iremos recogiendo los beneficios obtenidos en estas operaciones. Y si los precios siguen bajando, tendremos, por un lado, posiciones cortas  suficientes como para neutralizar a las posiciones largas y por otro, nuevas adquisiciones de posiciones largas adquiridas en mejores condiciones que son con las que aprovecharemos nuevas subidas, ya que iremos deshaciendo las anteriores.

Es verdad, que esta estrategia va a tener más tiempos muertos que un partido de balón cesto, pero nos protegerá de importantes descalabros. En trading, de lo que se trata, es de proteger el capital y en la medida de lo posible, de construir ganancias apoyados sobre los beneficios que vamos consiguiendo. Aprendiendo y poniendo en práctica, de la forma que cada cual crea más adecuado, este principio, no debemos preocuparnos por las ganancias, pues estas irán llegando como regalo del cielo por nuestro buen hacer.

Utilizar este tipo de estrategia u otras que puedan parecerse, que no es otra cosa que construir en base a lo que tenemos, hace gran honor al nombre de nuestros estilo de operar: el swing trading. En definitiva esto no deja de ser un baile que, cuanto más sintonía tenga con los precios, menos pisotones nos llevaremos. En nuestro plan de trading, la situación actual es la siguiente: tenemos abiertos siete contratos del euro stoxx en largo cogidos en la bajada del día 6 de marzo, el día 8 han quedado neutralizados con siete contratos en corto y el día 9 se han adquirido dos contratos en corto más que es el saldo actual neto de contratos de nuestro plan. Todavía nos quedan dos opciones más para adquirir contratos en corto hasta un máximo de siete, que son con los que nos podemos permitir operar. Según evolucionen los precios, evolucionarán nuestras posiciones.

Partiendo de esta situación, solo nos pueden ocurrir dos cosas: que los precios suban, con lo que seguiremos adquiriendo contratos en corto hasta completar el número de siete. Si siguieran subiendo los precios y tuviéramos completado el número de contratos, introduciríamos una orden de compra para neutralizar los anteriores en nuestro nivel de stop y comenzaríamos un nuevo ciclo. Por el contrario, si los precios bajan, tenemos asegurada ya una ganancia y seguiríamos ganando con los dos contratos adquiridos en corto hasta el límite que nos hemos marcado en nuestro plan. Si los precios siguieran bajando, empezaríamos a entrar con contratos en largo y comenzaríamos un nuevo ciclo.

Este será nuestro baile con los precios,  y he de confesar que tanto a mi como a mi mujer nos gusta bailar, aunque no se nos de del todo bien. ¿Será por esto que me gusta el swing trading?

No hay comentarios:

Publicar un comentario